Cine histórico chino y mito nacional - Martin Gieselmann

Sinopsis

En la historiografía china, la primera Guerra del Opio (1840-1842) se considera un evento que marca una época al simbolizar la entrada de la modernidad en la China de los últimos Qing, un cambio que significó mucho más que la anexión territorial de unos pocos enclaves en el mapa. Ciertas cuestiones relacionadas con la reafirmación de China y sus tradiciones suelen comenzar con la apertura del imperio, forzada por la flota británica.

El debate sobre si China debe ser considerada un país desarrollado, una moderna nación-estado, se ha convertido en un tema que en numerosas ocasiones encuentra su punto de inicio en la referencia a la derrota de las fuerzas militares Qing durante mediados del siglo XIX.

Esta confrontación con el Imperio Británico, seguida de choques aún más violentos con tropas procedentes de otros países que supusieron nuevas guerras del opio, se ha convertido en un tema de gran importancia en la historia china.

Debido a la relevancia que se le ha dado, otros hechos históricos del país están menos presentes en el imaginario popular chino. A pesar de que durante la rebelión Taiping (1850-1864), cuando el poder central perdió el control de grandes partes de China, o durante las rebeliones de diferentes grupos étnicos y religiosos a finales de la década de 1870, el gobierno Qing afrontó problemas de gran alcance, es la injerencia extranjera la que destaca sobre estos sucesos.

Y ello incluso a pesar de que las pérdidas materiales y –utilizando un moderno y no demasiado políticamente correcto término– los «daños colaterales» fueron mucho mayores en el caso de estos problemas internos.

Teniendo en cuenta la importancia que la Guerra del Opio ha tenido en la historiografía china, no sorprende que ésta haya sido utilizada como argumento para creaciones artísticas tan populares como el cine.

Ver Estudios Universitarios de Postgrado en Asia Pacífico

Atrás Ver contenido completo