Derechos de los Niños - Abogacía de Infancia

Rachel Birnbaum escribió en 2005 un artículo fundamental sobre la Representación Legal Independiente del menor:  "Independent Child Legal Representation: A Concept in the Making." Journal of Law and Social Policy 20. (2005):131-143.

En este artículo, la autora analiza el papel que juega la representación independiente de niños ante la justicia y explora los límites en el caso de conflictos sobre guardia y custodia . Se tiende a suponer que la representación legal independiente de menores es algo útil para ellos, a pesar de la insuficiente investigación sobre este campo, las escasas publicaciones y resultados empíricos obtenidos al respecto. Por otra parte, sabemos muy poco sobre el procedimiento que siguen los abogados para obtener informaciones sobre el medio familiar de su joven cliente y sobre la manera en la que utilizan esta información para ayudarle. 

La autora Rachel Birnbaum, profesora en el King’s College de la Western University en Ontario, Canadá, propone algunos cambios a nivel de programa, formación y elaboración de políticas de representación legal independiente de los niños para la Oficina de Abogacía de la Infancia en Ontario. Trabajar con niños cuyos padres están en conflicto abierto requiere adquirir una serie de competencias que están más allá del simple conocimiento de leyes y reglamentos.

En la introducción la profesora Birnbaum afirma:

"Hilary Rodham escribió que “la expresión ‘derechos de los niños’ es un eslogan en busca de definición” Algo parecido sucede con la representación legal independiente del menor. Dicha representación en Ontario continúa siendo un concepto en vías de desarrollo respecto de cómo representar los intereses legales de los niños ante un Tribunal. Históricamente, los menores tenían pocos derechos y sólo recientemente han sido considerados personas con derechos e intereses independientes. Las Naciones Unidas adoptaron la Convención de los Derechos del niño en 1989, que reconoce los derechos del menor a ser escuchado en procedimientos legales que puedan afectar su futuro.  En algunos casos la Carta de Derechos de Canadá puede requerir un abogado para representar legalmente a un menor. En 1997, el Parlamento de Canadá creó un Comité Especial sobre custodia infantil y realizó distintas recomendaciones para un modelo de políticas legales familiares más centradas en el niño. De un total de cuarenta y ocho recomendaciones, sólo una se refería a la necesidad de llevar a cabo una aproximación más centrada en la perspectiva y las preferencias del niño a través de una representación legal independiente del menor.

Existe un supuesto implícito de que un abogado que represente a un niño ante un tribunal en materia privada (custodia y acceso) o pública (protección) es beneficioso para él o ella. El abogado permite que el niño tenga una voz en los procedimientos. Sin embargo, hay algunas cuestiones pendientes: a) ¿Cuál es la voz que se escucha? ; b) ¿Por qué medios los abogados sin formación en Ciencias Sociales entienden e interpretan el desarrollo del niño y la dinámica familiar mientras dura el procedimiento legal de protección y/o litigación familiar? Y c) ¿Representar legalmente al menor contribuye o aumenta los retrasos en la resolución de estos casos ante un tribunal?

Estas son algunas cuestiones importantes que deben ser examinadas y exploradas ante el escaso, sino nulo, apoyo empírico para demostrar ya sea la eficacia y/o la eficiencia de la representación legal del menor. Esta falta de documentación de apoyo es preocupante, dado el papel significativo que juegan los abogados al representar los intereses legales y emocionales del niño ante un tribunal. Igualmente preocupante, desde una perspectiva política, es comprender si la representación legal independiente de menores constituye una intervención eficaz para ellos.

Hasta ahora, la literatura sobre representación legal de menores se ha centrado en el papel que deberían jugar los abogados, ya sea en los procedimientos legales como en cuestiones de derecho de familia. Sin embargo, la literatura sigue siendo dispersa y proporciona pocas aproximaciones sobre buenas prácticas y/o acerca de las lecciones aprendidas sobre la compleja comprensión del rol, procedimiento y sistemas (salud mental, educativo) en los que los abogados de menores están involucrados al representar el interés del menor ante un tribunal. Los niños no viven aislados de su ambiente familiar, familia extensa, amigos y comunidad en un sentido más amplio. Por lo tanto cuando se representa el interés de los niños, todos estos sistemas deben ser tenidos en cuenta. Los abogados que representan a niños deben disponer de un conocimiento profundo y una comprensión del conjunto de sistemas (salud mental, educación, atención médica, justicia penal y civil) y su interrelación. Brooks afirma que una de los mayores problemas de los jueces y abogados de niños es que continúan buscando los derechos individuales y responden con remedios también individuales característicos del sistema legal."