Qué es la Abogacía de infancia

La Abogacía de la Infancia se define de distintas maneras y cumple con distintas funciones según los países en los que existe como especialidad jurídica.

Por ejemplo, según el Informe “La representación jurídica de la infancia en Canadá”  el servicio de la provincia de Alberta, llamado LRCY (Legal Representation for Children and Youth), una división de la oficina del defensor de los  niños y jóvenes, adoptó una serie de líneas directrices para abogados representantes de niños.

Según dichas directrices, los abogados de infancia deben jugar en general el papel tradicional del abogado: “el abogado nombrado por el LRCY debe jugar el rol de abogado-consejero cuando representa a un niño o joven capaz de expresar un deseo, un punto de vista u opinión, a menos que determinadas condiciones le impidan hacerlo. El abogado debe igualmente evaluar de manera individual a cada niño y joven para saber si existen condiciones que le impedirían jugar el rol de abogado-consejero. Cuando no es posible actuar en calidad del mismo, el abogado debe ejercer un poder discrecional para determinar qué rol debería jugar.” (Office of the Child and Youth Advocate. Legal Representation for Children and Youth Policy Manual febrero 2015).

Una conducta que se aleje de dicho rol puede justificarse si el niño utiliza un lenguaje pre-verbal, su funcionamiento cognitivo es lento o afectado por una deficiencia mental resultado de una enfermedad o intoxicación. Igualmente se indica en dichas directrices que el mero hecho de que un niño no haya alcanzado una cierta edad (por ejemplo doce años) “no justifica necesariamente una diferencia respecto del rol de abogado-consejero, salvo, por ejemplo, si el niño es un bebe o todavía no puede hablar”