Que es un niño para el Derecho Internacional

Protección Jurídica del Niño a nivel Internacional

La visión del niño ha ido cambiando a lo largo de la historia. En la época de los romanos, se desarrolló la institución de la patria potestas que venía a significar que los hijos pertenecían en propiedad al padre. Por lo tanto, no eran sujetos por sí mismos a los que valorar y tener en cuenta, ni desde el punto de vista social, ni mucho menos jurídico.

Esta visión evoluciona a partir de la Edad Media, gracias a las ideas humanistas y renacentistas, produciendo un cambio muy importante en la mentalidad de la sociedad. Y definitivamente, es a partir de los siglos XVII y XVIII, cuando surge un verdadero interés por la figura de los niños, por su bienestar, su desarrollo y en definitiva, por su protección.

Siguiendo este camino, a finales del siglo XIX, aparecen las primeras leyes francesas sobre la reglamentación del trabajo de los niños o la instrucción obligatoria. Esta evolución culmina en el siglo XX, donde los niños pasan, finalmente, de ser objeto de protección a ser sujetos de derecho.

Desde mediados del Siglo XX, la Comunidad Internacional ha recorrido un largo camino hacia el reconocimiento y la protección de los Derechos de los Niños. Tras la superación de numerosos obstáculos, el mayor logro de la Comunidad Internacional en este ámbito de protección, promoción y respeto de los Derechos de los Niños, es la firma de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas en 1.989, ratificada hasta la fecha por 196 Estados.

En este texto encontramos tres pilares básicos, que son los que sustentarán toda la normativa, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, que se desarrollará a partir de la entrada en vigor de esta Convención.

  • Por una parte, por primera vez encontramos un cambio en la consideración del concepto de niño. Se enuncia una definición jurídica de niño, y pasa de ser contemplado como un mero objeto de protección, a entenderse que el niño es sujeto, y titular de derechos.
  • En segundo lugar, el principio fundamental que se desprende de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas es el del interés superior del niño que pasa a ser la base de todas las actuaciones que giran en torno al menor de edad. 
  • Finalmente, la comunidad internacional avanza entendiendo que es necesario dotar a los niños de participación y capacidad de decisión en las cuestiones que directamente les afectan.