Psicobiología del estrés

Este curso on line de IAEU en Abierto proporciona un conocimiento biológico de los procesos adaptativos del ser humano desde el marco de la biología contemporánea, articulada sobre la teoría de la evolución de las especies y la teoría general de sistemas. Desde esa perspectiva, el cerebro es un órgano de conocimiento emocional, que procesa la información que recibe del entorno y regula la homeostasis del organismo a partir de las conjeturas que establece sobre lo posibles interacciones que mantendrá con él.

En el curso se estudia que esas apreciaciones o conjeturas reciben el nombre de cogniciones, y deciden el tipo de activación emocional que experimentará el sujeto en el transcurso de sus experiencias. Si la cognición cerebral no suscita respuestas emocionales desorganizadoras de los parámetros fisiológicos decimos que el organismo se adapta. Si en cambio el cerebro hace una cognición alarmante o desesperanzadora, el organismo se mantiene en estado de activación biológica y se expone al riesgo de presentar síntomas, disfunciones y enfermedades.

Veremos también en el curso que la Psicobiología del Estrés ha estudiado los procesos y mecanismos responsables de la adaptación biológica, y ha inspirado la investigación médica de las últimas tres décadas.

Si bien sabemos que los procesos de adaptación biológica son muy semejantes en todos los mamíferos y que son subliminales a la conciencia, ello no ha impedido el estudio de variables psicológicas y conductuales potencialmente participantes en los procesos adaptativos del ser humano. En ese sentido nos referiremos a la introversión, la hostilidad, la hiperemotividad, etc. Algunas dimensiones de personalidad participan en la interacción del individuo con su entorno, cualificando la naturaleza de sus respuestas emocionales y fisiológicas. En el curso se describen con cierto detalle esas variables psicológicas intervinientes y sus relaciones con la aparición de síntomas, disfunciones y enfermedades.

Asimismo, comentaremos los hallazgos psicobiológicos  en relación con la nosología psiquiátrica y la práctica médica, y se propone su posible inclusión en la anamnesis  de los pacientes médicos y psiquiátricos. La propuesta trata de paliar la insuficiente atención que se presta en las historias clínicas a las variables psicológicas, conductuales y ambientales (es decir, a las variables idiosincrásicas que configuran la biografía del sujeto).

Finalmente, se describen los recursos terapéuticos disponibles para reducir la activación estresante y tratar los síntomas y disfunciones corporales que resultan de la inadaptación biológica, y se ha visto que estos recursos tienen una capacidad limitada para cambiar la historia natural de las enfermedades pero son de indiscutible utilidad para modificar las respuestas emocionales y restablecer la homeostasis orgánica.