Consecuencias cognitivas de la epilepsia

¿Cuales son las consecuencias cognitivas de la epilepsia?

Albert P. Aldenkamp * - Profesor del  Máster Internacional online en Neuropsicología del IAEU Universidad Europea Miguel de Cervantes

Las consecuencias cognitivas de la epilepsia con frecuencia son tan serias como el hecho de padecer el trastorno. Una consecuencia particularmente importante es el deterioro de la función cognitiva. El enorme cúmulo de investigaciones que se han realizado durante un período de más de un siglo (los estudios de Reynolds en 1861 y de Gowers en 1885 generalmente son considerados como un punto de partida importante) contiene amplias evidencias que ilustran que las personas con epilepsia, como grupo, tienen serios problemas cognitivos. Algunas veces, los pacientes individuales consideran que estas consecuencias cognitivas son más debilitantes que las crisis propiamente dichas.

La función cognitiva puede definirse como la capacidad del cerebro para procesar la información de manera precisa y para programar la conducta adaptativa. Implica la capacidad para resolver problemas, comunicarse, memorizar información o concentrar la atención. La epilepsia es un síntoma de disfunción ictal e interictal del cerebro. La etiología subyacente y el tratamiento de la epilepsia también pueden afectar la cognición. Por lo tanto, parece obvio que se desarrolle un deterioro cognitivo como síntoma secundario de la epilepsia.

El deterioro cognitivo se define aquí sobre una base clínica como un estado no progresivo para diferenciarlo de la demencia. La mayoría de los tipos de deterioro cognitivo en la epilepsia se encuentran dentro de la categoría TCL, Trastorno Neurocognitivo Leve, en el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales).

Existe un considerable número de investigaciones respecto del tipo de deterioro cognitivo en la epilepsia. La lentitud en tareas aceleradas, que involucran tareas que requieren un procesamiento complejo de la información (‘lentitud mental’), el deterioro de la memoria y las dificultades en la atención y en la concentración son los trastornos más frecuentes asociados con la epilepsia. Aunque la causa exacta de dicho deterioro cognitivo en la epilepsia no ha sido totalmente explorado, es claro que hay tres factores involucrados: el síndrome que a menudo también incluye la etiología, las crisis y los efectos colaterales “centrales” del tratamiento.

En esta aproximación el énfasis se ha puesto en las crisis (y las alteraciones conexas que se encuentran en el electroencefalograma -EEG-, es decir, los efectos de las descargas epileptiformes registradas en el EEG) y en los efectos colaterales del tratamiento. Esto es así porque el síndrome es un fenómeno determinado que tiene consecuencias o no. Aunque importantes para hacer pronósticos, en la práctica diaria el énfasis se encuentra en aquellos factores que pueden tener cambios: las crisis y los medicamentos.

Al evaluar estos factores, debemos darnos cuenta de que en la práctica, la mayoría de los problemas cognitivos tienen un origen multifactorial y que los tres factores mencionados anteriormente, combinados, son responsables de la “configuración” de los problemas cognitivos en la mayoría de los pacientes. Es más, estos tres factores están relacionados. Esto puede causar dilemas terapéuticos cuando el control de las crisis sólo se puede lograr con tratamientos que se asocian con efectos colaterales cognitivos. No obstante, estos factores se tratan aquí en forma separada y secuencial. También se destaca el impacto general de estos factores.

* Albert P. Aldenkamp, Jefe del Departamento de Ciencias de la Conducta y Vicepresidente del Departamento de Investigación y Desarrollo, Centro de Epilepsia Kempenhaeghe, Cátedra de Epileptología, Departamento de Neurología, Hospital Universitario de Maastricht, Países Bajos. Profesor colaborador del IAEU

 Consulte también los cursos breves del Programa Libre de Postgrado Universitario