Cursos de Psicología - Bases biológicas del Trastorno Obsesivo-compulsivo

María Cristina Cavallini

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), es un trastorno psiquiátrico de etiología desconocida. La dificultad en encontrar la etiología depende probablemente de que, desde el punto de vista fenotípico, el TOC es un trastorno complejo. 

A partir de ésta primera década del siglo XXI, nuevas investigaciones parecen prometedoras, pero aún sin aportar hipótesis concluyentes.

Además de las formas idiopáticas del TOC, los síntomas obsesivo-compulsivos pueden estar causados por un traumatismo craneoencefálico, encefalitis, y acontecimientos patológicos asociados al nacimiento, lo que sugiere que las lesiones cerebrales específicas pueden estar relacionadas con el trastorno.

En el TOC se han descrito diversas alteraciones cerebrales evaluadas mediante las técnicas de neuroimagen (TAC, RMN, PET, SPECT), que por el momento no han resultado consistentes ni patognomónicas.

Aunque la presencia de lesión grave en algunas áreas cerebrales podría determinar la aparición de síntomas similares a los del TOC, hasta el momento el verdadero déficit o déficits biológicos y la lesión o lesiones cerebrales que determinan las formas idiopáticas del TOC son desconocidos.

La experiencia farmacológica aporta algunos indicios acerca de la etiología del TOC. Los pacientes con TOC normalmente se benefician específicamente de un tratamiento farmacológico a largo plazo con inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS), lo que sugiere una participación preferente del sistema serotonérgico, sin llegar tampoco a ser concluyente.

En este sentido, la respuesta terapéutica que se obtiene con la clomipramina, fármaco de acción serotonérgica no selectiva, apoya la existencia de una secuencia de interacciones más compleja a nivel de diferentes receptores sinápticos (colinérgico, dopaminérgico, etc.).

Algunos pacientes con TOC no responden al tratamiento con ISRS y presentan una mejoría parcial tras añadir bloqueantes de la dopamina al tratamiento.

La teoría dopaminérgica en el TOC se sostiene a diferentes niveles: el primero, los modelos animales experimentales del TOC incluyen el comportamiento de tipo compulsivo inducido por la administración crónica del quinpirol, agonista de la dopamina; el segundo, en humanos la inducción y la exacerbación de los síntomas obsesivos compulsivos están relacionadas con el abuso de estimulantes (anfetaminas y cocaína), que causan la liberación de la dopamina.

Se ha propuesto que el TOC y el síndrome de Tourette (ST) pertenecen al mismo espectro clínico. Además, otros trastornos, como los trastornos de la alimentación, el autismo, etc., también han sido propuestos para el mismo espectro clínico, avanzando la hipótesis de que probablemente estos trastornos comparten algunas bases etiológicas comunes.

Si bien las alteraciones biológicas pueden tratar de explicar el TOC, existen diversos aspectos que complican esta tarea. Probablemente, la definición en el futuro de subgrupos clínicos más homogéneos de pacientes facilitará la identificación de marcadores biológicos y de predictores de respuesta al tratamiento.

Dra. María Cristina Cavallini - Istituto Scientifico H San Raffaele, Depto. de Neurociencia - Facultad de Medicina de la Universidad de Milán y Profesora autora de contenidos psiquiátricos de los Programas de Altos Estudios Universitarios del IAEU