La convivencia escolar, variables psicológicas y educativas

Deilis I. Pacheco-Sanz,
M. Carmen Díez González
Jesús N. García-Sánchez

Durante toda la primera década del siglo XXI, la convivencia ha pasado, de ser un hecho requerido por centros pioneros o sensibilizados por el tema debido a sus condiciones especiales, a convertirse en un objetivo educativo de primera fila e incluido en los proyectos educativos de los centros, creándose planes específicos para abordarla y para desarrollarla. Se entiende que sin buena convivencia, sin respeto de los miembros de la comunidad, enseñar y aprender se convierte en una tarea de difícil realización y pocos resultados exitosos. La convivencia pasa, de ser un tema periférico a los procesos de enseñanza y al desarrollo democrático de la vida en el aula, a considerarse un paso previo para la calidad de la enseñanza y de la escuela en su conjunto (Torrego, 2006; Trianes y Fernández, 2001).

Desde esta perspectiva, la UNESCO, según el Informe “Delors”, promueve como pilares de la educación para el siglo XXI: enseñar a conocer, enseñar a hacer, enseñar a vivir juntos, enseñar a ser. En este sentido, aprender a vivir juntos, aprender a vivir con los demás, constituye no sólo una finalidad de la educación sino uno de los principales retos de la educación contemporánea. Este aprendizaje no sólo se considera valioso en sí mismo sino imprescindible para ir configurando una sociedad más justa, más pacífica, más solidaria y más democrática, en el marco de múltiples razones que conllevan a la superación del pluralismo cultural, étnico, religioso, lingüístico, ideológico, etc., como notas características de la sociedad del siglo XXI; así como al del incremento de la violencia y la fuerte tendencia al individualismo que hoy parece generalizarse (Fernández, 2010; Jares, 2002).

A partir de estas consideraciones, en el presente trabajo se aborda el estudio de la convivencia escolar, de acuerdo a la dinámica actual de la educación en el contexto del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), como competencia a desarrollarse en sí misma, profundizando en los aspectos que la conforman y enfatizando en la importancia de las habilidades sociales como elementos básicos e imprescindibles a tener en cuenta. Se analizan y revisan los componentes que subyacen en las relaciones interpersonales, desde los diferentes modelos y teorías que emergen del análisis, y se proponen algunos ítems que permiten evaluar la convivencia escolar de acuerdo a estos componentes de las habilidades sociales.

Así mismo, se analizan algunos problemas actuales de convivencia escolar, desde la perspectiva de las habilidades sociales, haciendo énfasis en el bullying, como nota característica del maltrato escolar, y su abordaje para mejorar la convivencia y prevenir la violencia a partir del fomento de las habilidades sociales en el ámbito escolar.

Deilis I. Pacheco-Sanz, M. Carmen Díez González y Jesús N. García-Sánchez, Profesores de los Másters en Psicopedagogía de la Universidad de León - IAEU

 Ver Programa de la Maestría en Educación Inclusiva